Libertad religiosa

Thursday, December 3, 2015

En Europa, la religión oficial, profesada por los gobernantes, monarcas absolutos en la mayoría de los casos, había sido el cristianismo católico desde la Edad Media. En cada Estado soberano, el gobierno reconocía oficialmente una religión. Esto fue así aun luego de la Cisma protestante del siglo XVI, iniciado por Martín Lutero y Juan Calvino; los países, Estados o principados donde ello tenía lugar, el soberano gobernante hacía oficial el nuevo credo protestante, persiguiendo a los que no profesaban a ese nuevo culto cristiano. El príncipe o rey gobernante reconocía al clero el derecho de mando sobre los fieles en materia de fe y de conducta moral.

La idea de permitir la completa libertad religiosa se inició en el siglo XVII en América en las colonias inglesas fundadas por miembros de las facciones protestantes más perseguidas, en el Rhode-Island, fundado por Independientes procedentes de Inglaterra, luego en Pensilvania fundada por cuáqueros. Los fundadores habían establecido su Iglesia como una asociación privada, no reclamaban para ella medio alguno de obligar a los miembros de la sociedad de profesar determinado culto, planteando el principio de que la religión es independiente del gobierno. Aunque al principio las otras colonias inglesas de América tenían cada una su iglesia oficial, para el siglo XVIII los norteamericanos se acostumbraron a dejar a los cristianos de todas las denominaciones practicar libremente su culto. Luego de la emancipación de los Estados Unidos de América, la Constitución de 1787 prohibió al gobierno federal hacer ley ninguna que favoreciese o prohibiera el ejercicio de una religión.

Este principio planteado en América del Norte fue adoptado en Francia por la Asamblea Constituyente durante la Revolución Francesa. La Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano firmado en ese período histórico en Francia dice, entre otras cosas: "Nadie debe ser inquietado por sus opiniones, incluso religiosas, siempre que su manifestación no perturbe el orden público establecido por la ley..." Pero la libertad total de culto se establecería en Francia dos años más tarde, en 1791. Desde aquella época la libertad completa de religión ha entrado en las costumbres de Francia. Aun cuando Napoleón restableció la Iglesia Católica por el Concordato, él conservó la libertad de culto. Luego del período de restauración de los borbones en Francia, la Carta de 1814 garantizó la libertad de culto y de conciencia a pesar de las protestas del Papa.

Véaseel peor tipo de contaminación