Conquista francesa de Argelia

Wednesday, January 6, 2016

La conquista francesa de Argelia se inició en 1830. Esta pasó a ser una colonia del país galo hasta 1962, año en que esta región de Africa del norte declaró su independencia luego de una larga guerra que había comenzado en 1954. Una de la razones de la invasión francesa de Argelia fue los actos de piratería y extorsión que se realizaban contra los barcos de las naciones occidentales por parte de los corsarios turcos residentes en el norte de Africa.

Francia invadió Argelia con 103 buques de guerra y 400 transportes con 37.000 hombres. El ministros de guerra francés, Bourmont, comandaba la expedición. El ejército turco esperaba a los franceses al este de Argelia, pero los franceses desembarcaron al oeste sin dificultad el 15 y 16 de junio de 1830. Esta fuerza expedicionaria francesa batió al ejército turco y se apoderó de la principal fortaleza del país. El 4 de julio, el dey de Argelia capituló y fue embarcado con su familia y se le concedió el derecho de retirarse a donde quisiera. El tesoro del país, fruto de todos los actos de piratería en el Mediterráneo, pasó a poder del gobierno francés.

Luego las tropas francesas ocuparían otros puertos, como el de Orán y Bona, forzando al resto de las fuerzas turcas a abandonar Argelia. De esta manera, los franceses quedaron solos, en tres puertos, frente a un país y una población autóctona que no conocían. Empezaría luego una larga guerra contra las tribus musulmanas nativas del país. La conquista de Argelia se completaría recién en 1848, y la región se dividió en departamentos, algunos de los cuales fueron repoblados con colonos procedentes de ciudades francesas, sobre todo parisienses.

Antecedentes. El porqué de la invasión

Sin embargo, Francia no fue el primer invasor de esa región, ya que en la Edad Media había sido invadida por las hordas musulmanas que venían desde el Medio Oriente durante las guerras santas contra el infiel (cristianos, judíos y politeístas). En el siglo XVI había sido ocupada por turcos otomanos que se dedicaban a la piratería contra los buques de las naciones europeas y norteamericanos. Hasta 1827, también era frecuente el secuestro y tráficos de cristianos por parte de estos musulmanes de origen turco.

Desde el siglo XVI, los jefes corsarios turcos instalados en Argelia y Túnez reconocían como soberano al sultán de Constantinopla. Los sucesores de estos jefes se llamaban "dey" en Argelia. Aunque las distintas tribus del interior de Argel debían pagar impuestos, los ingresos del dey provenían principalmente del corso. Los corsarios de Argelia consideraban a los cristianos como enemigos permanentes, se apoderaban de los barcos mercantes cristianos, llegando a raptar en las costas de Europa durante sus incursiones a ciudadanos de países europeos, que luego vendían como esclavos. Muchos de estos cristianos eran sometidos a muchos tormentos: los hombres eran muchas veces castrados y vendidos como para tareas domésticas en Turquía y otras regiones del mundo musulmán, mientras que la mujeres era violadas sistemáticamente hasta su venta.

Aunque los grandes Estados del Mediterráneo, como Francia y España, habían obligado a los corsarios de Argelia a rununciar a sus expediciones de piratería, los musulmanes seguían saqueando las costas de los pequeños Estados de Italia. En 1816, los ingleses y holandeses bombardearon Argelia e hicieron prometer al dey la abolición del corso. Sin embargo, el dey no cumplió con su palabra y prosiguió con los actos de piratería. En 1827, Francia exigió a Argelia el abandono del corso y el tráfico de esclavos pero también el pago de un aprovisionamiento de trigo que había sido hecho en tiempos del Directorio; en el curso de estas negociaciones, el dey se arrebató contra el cónsul de Francia, que quién le pegó con un espanta mosca y lo expulsó. De esta manera, Francia rompió relaciones y ordenó el bloqueo de los puertos de Argelia y luego la invasión en 1830.