Presidencia de Arturo Frondizi (1958-1962)

Wednesday, March 16, 2016

En febrero de 1958, el gobierno militar llamó a elecciones, que se realizó el día 23 de ese mes. En las mismas, resultó ganador la fórmula Arturo Frondizi-Alejandro Gomez, de la Unión Cívica Radical Intransigente, que se impuso a la fórmula Balbín-Del Castillo, de la Unión Cívica Radical del Pueblo. Los primeros ganaron con el apoyo de Perón que se encontraba en el exilio. El 1 de mayo de 1958, el General Pedro Eugenio Aramburu le pasó el mando al presidente electo.

Aunque la economía se había recuperado durante el período del gobierno de facto, la Argentina se encontraba políticamente profundamente dividido entre peronistas y anti-peronistas, animosidad que llegaba hasta las filas del ejército. El gran desafío de Frondizi, en lo político, era la unificación y pacificación del país. Tuvo entonces un acercamiento hacia el peronismo para obtener su apoyo, levantando el control que tenía el gobierno federal sobre la CGT, luego de una negociación con el líder de los trabajadores textiles Andrés Framini.

Entre 1958 y 1959, el Congreso sancionó varias leyes de importancia, entre ellas, la de amnistía, del estatuto del docente, de asociaciones profesionales y de la libertad de enseñanza. Esta última liberó a las universidades privadas de un límite legal que se les había impuesto en 1885 con la Ley Avellaneda, la cual prohibía a las instituciones de enseñanza privada otorgar títulos sin el consentimiento y aprobación de una universidad pública. Como la mayoría de las universidades privadas eran católicas, muchos partidarios y defensores irrestrictos de la educación laica protestaron en todo el país.

Política económica de Frondizi

A mediados de 1958, el nuevo presidente anunció que empresas extranjeras se ocuparían de extraer el petróleo en el territorio de la República Argentina, pero bajo la dirección de la empresa estatal YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales). En diciembre de ese año, Frondizi dio a conocer un plan de estabilidad y desarrollo, destinado a incrementar la producción de petróleo, de acero, de carne, y otros productos primarios. En 1961, fue inaugurado el primer alto horno de San Nicolás. También se realizó la planificación de grandes obras públicas, las cuales se concretarían recién durante el gobierno militar de Onganía/Lanusse.

Aunque la inflación se mantuvo relativamente controlada, los movimientos sindicales se mostraron muy opositores a la política emprendida por el oficialismo, que exigía grandes sacrificios a los sectores más necesitados. Se produjeron huelgas y actos de sabotaje que determinaron la aplicación del Plan Conintes (Conmoción del Orden Interno).

Política internacional

Fueron solucionados problemas fronterizo con Chile y cuestiones limítrofes con Uruguay. También se firmaron acuerdos económicos con Brasil. Apoyó asociación latinoamericana de integración comercial (ALADI) y la Alianza para el Progreso. Arturo Frondizi mejoró las relaciones con los Estados Unidos, recibiendo en 1959 la visita del presidente norteamericano Dwight D Eisenhower, visitando a John F Kennedy en los Estados Unidos.

Sin embargo, Frondizi cometió el gran error en recibir en forma furtiva y clandestina en la quinta presidencial de Olivos a Ernesto "Che" Guevara, el ministro de Fidel Castro, en un intento de mediar entre cuba y los EEUU para que el país comunista y alineado ideológicamente con la Unión Soviética no sea expulsado de la OEA (Organización de Estados Americanos). Algo que no pudo evitar. Esto trajo mucho recelo en la cúpula militar de las FFAA.

Golpe de Estado

En marzo de 1962 debían realizarse las elecciones para renovar la mitad de diputados y elegir nuevos gobernadores provinciales. Frondizi dispuso no proscribir a la Unión Popular que, bajo ese nombre, respondía a la política de Perón, en esas épocas exiliado en España. Cuando finalizó el comicio del 18 de marzo, triunfó el peronismo en cuatro provincias, entre ellas la provincia de Buenos Aires, como así también partidos neoperonistas en otras cuatro. Debido a la presión de los militares, la situación del gobierno se tornó muy crítica y el presidente debió intervenir esas provincias donde había triunfado el peronismo. A partir de esos momentos, la crisis política se agudizó, y en la madrugada del 27 de marzo de 1962 los comandantes de las tres armas derrocaron a Frondizi, quien fue confinado en la isla Martín García.

La acefalí que provocó la destitución de Frondizi fue cubierta por el vicepresidente del Senado, el doctor José María Guido, abogado sin mayor gravitación política, que asumió el cargo el 30 de marzo.