Presidencias de Onganía y Lanusse

Wednesday, April 13, 2016

El período de gobierno de facto de las presidencias de los generales Juan Carlos Onganía, Roberto Marcelo Levingston y Alejandro Agustín Lanusse fue llamado la "Revolución Argentina". Luego de que el presidente constitucional Arturo Illia fuera depuesto en un golpe institucional el 28 de junio de 1966, se hizo cargo del gobierno argentino el Tte Gral Juan Carlos Onganía, a quien entregaron el poder los tres comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas.

El nuevo presidente ocupó el alto cargo sin limitaciones en el poder, siendo una de las primeras disposiciones del nuevo régimen, autodenominado Revolución Argentina, fue a dar a conocer un Acta que decretó la destitución de las autoridades nacionales salientes, disolviendo el parlamento nacional y las legislaturas provinciales, separando también de los cargos a los miembros de la Corte Suprema de Justicia. El mismo documento puso en vigencia el Estatuto de la Revolución Argentina, cuyos diez artículos tenían prioridad sobre la Constitución Nacional y al que debía sujetarse el nuevo gobierno.

Obra de Gobierno de la Revolución Argentina

Sin determinar un límite en la duración de su mandato, Juan Carlos Onganía dividió el proceso revolucionario en tres etapas: primero la económica, luego la social, y finalmente la política. El plan económico se orientó para lograr una estabilidad monetaria, disminuir la inflación y nivelar el presupuesto. Para lo primero, se creó a mediados de 1970 una nueva moneda: el Peso Ley 18.188, que reemplazó al Peso Moneda Nacional que había sido creado durante la segunda presidencia de Roca.

Algunos de estos objetivos fueron alcanzados, mientras se iniciaron y se concluyeron obras de gran envergadura. En este último aspecto deben mencionarse la obra hidroeléctrica Chocón-Cerros Colorados y la primera planta nuclear de generación de energía eléctrica de Atucha; también se terminó el tunel subfluvial entre las ciudades de Santa Fe y Paraná. En materia de vialidad, se construyeron nuevas rutas en todo el país, siendo mejorados los accesos a la Capital Federal.

En el orden social fue creciente el malestar que originó la aplicación del plan económico. El año 1969 indicó el comienzo de una escalada de violencia; en mayo de ese año hubo una gran protesta social en la provincia de Córdoba, conocido como el cordobazo, cuyas facetas violentas fueron atizadas por elementos de extrema izquierda. A fines de mayo de 1970, Onganía declaró que su gestión de gobierno, para tener éxito, debería prolongarse varios años. Esta actitud y el secuestro y posterior asesinato en una cárcel del pueblo (centro clandestino de detención de montoneros) del ex presidente Pedro Eugenio Aramburu precipitaron la caída del gobierno. El 8 de junio la situación hizo crisis y el presidente Juan Carlos Onganía debío renuncia ante el requerimiento de la Junta de Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas.

Presidencias de Levingston y Lanusse

Según lo dispuesto por el Estatuto de la Revolución Argentina, la dimisión se interpretó como un relevo y entonces la Junta Militar designó presidente de la República al General Roberto Marcelo Levingston, que cumplía una misión en Washington y regresó al país y juró el 18 de junio. Se inició así la "segunda etapa" de la Revolución Argentina. Sin embargo, debido a desacuerdos con la Junta de Comandantes en Jefe, Levingston debió renunciar en la madrugada del 23 de marzo de 1971.

El 26 de marzo, el Tte General Alejandro Agustín Lanusse asumió la presidencia de la República, con retención del cargo de Comandante en Jefe del Ejército Argentino. Con el nuevo mandatario comenzó la "tercera etapa" de la Revolución Argentina y el nuevo presidente manifestó su voluntad de llevar a término el proceso destinado a normalizar la vida institucional del país. Se estableció un calendario electoral y el partido Justicialista obtuvo la personería política.

En octubre de 1972, el gobierno convocó a elecciones para marzo del año siguiente. Un mes después y luego de largo exilio, el 18 de noviembre, retornó al país el ex-presidente Juan Domingo Perón, quien en el transcurso de su corta permanencia se reunió con dirigentes políticos.