viernes, 9 de noviembre de 2018

Guerra del Chaco (resumen)

La guerra del Chaco fue un largo y feroz conflicto bélico entre Paraguay y Bolivia. Tuvo lugar entre 1932 y 1935 en la región fronteriza del Chaco paraguayo-boliviano (conocido como el Chaco Boreal). La causa de la guerra fue territorial y económica, ya que el área en disputa había sido explorada exitosamente en la década de 1920 por dos empresas petroleras multinacionales: la Standard Oil, compañía norteamericana que ejercía el monopolio de la industria en Bolivia, y la Shell, firma holandesa que tenía contrato con el gobierno del Paraguay; también hay que agregar que Bolivia, que había perdido la salida al mar en la guerra del Pacífico con Chile, tenía interés en hacer uso del río Pilcomayo que le iba dar salida al Atlántico a través del río Paraná. Resultado: clara victoria de Paraguay.

El descubrimiento de petróleo y gas en la región había provocado ya escaramuzas entre unidades militares de los ejércitos de ambos países en 1927. Estos incidentes armados en la zona de frontera se fueron incrementando con el tiempo, que incluían la toma y bombardeo de puestos de avanzada por parte de ambas fuerzas. Finalmente la guerra estalló en julio de 1932. Durante el conflicto, Argentina, Uruguay e Inglaterra apoyaron al ejército paraguayo con armas y logística; mientras que Bolivia recibía apoyo chileno y norteamericano. La guerra finalizó en 1935 con un cese de fuego, pero la paz definitiva se alcanzaría en 1938 con la firma de un tratado territorial, con mediación de los Estados Unidos, Argentina y Brasil. Este tratado fue beneficioso para el Paraguay, pues recibió el 80% del territorio en disputa. Se calcula que en este sangriento conflicto armado murieron unos 250.000 hombres en ambos bandos.

¿Porqué Paraguay ganó la guerra del Chaco?

La victoria paraguaya se debió al mayor número de soldados empleados por parte del ejército de ese país, a la mejor aclimatación de sus hombres, ya que el güaraní y el mestizo paraguayo se adapta cómodamente a lo que es su medio natural: el monte chaqueño y selva paraguaya. En cambio el 90% de las tropas que componían el ejército boliviano eran de las etnias quechua y aymára, quienes están alcimatados a la altura y sequedad del Altiplano pero no a la humedad y calor de la selva. El ejército del Paraguay empleó casi la totalidad de sus hombres en el conflicto, mientras que el boliviano solo el 60%. Además, el país guaraní hizo buen uso del ferrocarril y de la navegación fluvial para trasladar y proveer de logística a sus hombres.


Abajo, tropas paraguayas marchando hacia el frente de guerra

Armamento

La mayor parte de las armas empleadas por la infantería de ambos bandos eran armas que habían sido ya utilizadas en la Primera Guerra Mundial. El ejército paraguayo estaba equipado con fusiles Mauser modelo 1898 (cal. 7,92mm) y model argentino 1909 (cal. 7,65mm). La infantería del ejército güaraní tenía mayor poder de fuego, ya que estaba equipada con cientos de ametralladoras Maxim, de calibre .303 (7,7mm) de industria norteamericana. Pero la mayor ventaja de los paraguayo fue su artillería, que contaban con gran cantidad de cañones de retroceso de 75 mm Modelo 1897 de fabricación francesa, que a pesar de haber sido diseñado hacia fines del siglo XIX eran precisos y prácticos. Por su parte el ejército de Bolivia estaba equipado con fusil Springfield M1903.


Abajo, cañón francés de retroceso de 75mm empleado por los paraguayos

Aviación

Paraguay tuvo a disposición 14 aviones biplanos de fabricación francesa Potez 25, mientras que el ejército boliviano tenía un total de 30 aeronaves, de las cuales 19 eran aviones CW-Osprey de fabricación norteamericana, 4 Vicker Vespas, adquiridos en la década de 1920 a Gran Bretaña, y 7 Nieuport 27 franceses. A pesar de esta ventaja aérea, Bolivia no supo emplearlos a su favor; además, la selva y el monte chaqueño dificultaba la visibilidad del despliegue de tropas.

Imágenes reales de la guerra (video)

martes, 30 de octubre de 2018

Facebook y la inseguridad

Hoy en día se percibe a las redes sociales como una especie de guaridas o antros donde se esconde el mal encarnado en un contacto ("amigo") con el potencial de hacer un daño grave. Sin embargo, los crímenes más atroces en la historia policial de nuestro país y del mundo ocurrieron antes de la existencia de internet y, luego de su creación y uso masivo, sin la mediación de las redes sociales como el Facebook. Tal es el caso de Maria Soledad Morales, en los años 1990, o los asesinatos cometido por Carlos Robledo Puch, o los crímenes de Jack el Destripador en la Inglaterra de fines del siglo XIX. De acuerdo a las estadísticas policiales de la policia de Tucumán, el 70% de los asesinatos horrendos contra la mujer fueron cometidos por familiares, parientes, esposos, novios, amigos y/o allegados a la familia; un ejemplo de ello es el caso de la niña Sheila Ayala, asesinada por su propia tía; otro caso es de Estefania, muerta por su propio primo; otro ejemplo son los asesinatos de tres mujeres (esposa, suegra e hija) cometido hace más de veinte años por Barreda, un odontólogo de la provincia de Buenos Aires.

¿Porqué el mal logra su objetivo?

El mal se produce porque hay confianza y cuando hay confianza los mecanismo de defensas bajan. Por lo contrario a lo que la mayoría de la gente piensa, el psicópata no es aquel hombre enajenado que vive como un ermitaño, alejado de la sociedad. Por lo contrario, el mismo es por lo general un personaje popular que inspira confianza ya que tiene la habilidad de manipular las mentes de las personas que lo rodean para inducir en ellas conductas a su favor. El psicópata necesita estar rodeado de gente, las cuales tienen una muy baja autoestima personal y un "yo" débil, y necesitan del líder para apoyar su inseguridad ontológica. El potencial asesino o abusador llega a sus víctimas a través del halago, la lisonja, de obsequios, y de todo aquello que inspira confianza en sus víctimas. Desde novios y esposos golpeadores hasta grandes líderes religiosos y políticos, el psicópata está por doquier sin que la mayoría de las personas se percaten de ello. No es el que tiene "cara de malo" y rasgos anti-sociales de quien deben cuidarse, sino más bien de aquel "querido" hombre popular.

Consejos para evitar al mal

El problema inmediato que se le presenta al asesino luego de perpetrar su fechoria es el del cadáver, el cual es la evidencia primera y tangible que lo incrimina. Un automóvil es el mejor medio para deshacerse del cuerpo de la víctima, siendo en el baúl del mismo el último paseo en coche que ella dará (lamentablemente en nuestra cultura, las argentinas prefieren salir con un hombre con auto que con un hombre que ande en colectivo: "es más decente" y es símbolo de estatus social). El segundo problema para el criminal son los testigos oculares (los ojos que miran), y he aqui otro gran error: muchas mujeres de mentalidad anticuada, presas del miedo a que la vean y al "qué dirán" (al conventillo), prefieren citarse en lugares despoblados y subirse al auto de un extraño (o conocido). De esa manera es más discreto y de "mayor nivel" el encuentro (después de todo para nuestra mentalidad, es muy cursi para una argentina citarse con hombre humilde y trabajador que ande en colectivo o en bicicleta); se pierde estilo. "Por nada se baja la bombacha" es la frase crítica más común del conventillo cuando se calumnia a una chica que se atrevió ser mujer con los ovarios bien puesto, y a ser independiente y feliz!

Por lo tanto, mi consejo es el siguiente: 1) si se va encontrar con un desconocido por primera vez, elijan ustedes el lugar del encuentro, no se dejen manipular, manejen ustedes siempre la situación, y que sea en un lugar muy concurrido donde haya muchos ojos que miran, como un bar céntrico, o que se encuentre por lo menos dentro de las 4 avenidas. No suba a un auto de un particular, sugiera ir en un taxi al hotel, el cual debe estar en el entorno urbano, o cítese en un bar en las cercanías del mismo. 2) Si tiene un novio, con quien ha tenido problemas de celos y violencia, no acepte la invitación de ir a una fiesta privada con sus amigos que tienen autos, ya que muchos crímenes ocurrieron en esos ambientes, donde el novio y sus amigos la violaron y la mataron, como es el caso de Maria Soledad Morales y la chica Lebbos, etc. Recuerde: aunque parezca símbolo de estatus social, el auto tiene baúl, y lo que hay en él no se puede ver. A su cadáver nadie lo va poder ver. La mayoria de los jóvenes que tienen auto, son hombres inmaduros, caprichosos y consentidos, con personalidad psicopática, y con reacciones violentas cuando no consiguen lo que buscan. Son el producto de la mala crianza, sin límites.

Por Carlos Benito Camacho

lunes, 29 de octubre de 2018

Sociedad patriótica

En la historia argentina, la Sociedad Patriótica era una agrupación de intelectuales fundada por los morenistas (partidarios de Mariano Moreno). Su objetivo era intercambiar ideas e ilustrar al pueblo sobre la necesidad de un cambio profundo en el rumbo del entonces gobierno de la Junta Grande que regía los destinos de las incipientes Provincias Unidas del Río de la Plata.

Los revolucionarios miembros de la Sociedad Patriótica se reunían en el café de Marcos, frente a la Iglesia de San Ignacio, adoptando como distintivos cintas celestes y blancas. Un documento de la época reza: "los complotados tomaron por divisa un lazo de cintas azul y blanco, y corriendo por las calles y plazas convocaban al pueblo para el 23 marzo en el café de Marcos.

Los integrantes de la Sociedad solo contaban con el apoyo de dos jefes militares: Domingo French, comandante del regimiento La Estrella, y Florencia Terrada, que comandaba los Granaderos de Fernando VII. Para la propaganda política, contaban con el apoyo del doctor Pedro Agrelo, quien utilizaba las páginas de Za Gazeta, y de Julian Alvarez, quien dirigía una logia con rituales masónicos.

martes, 9 de octubre de 2018

¿Qué es gobernar? (mensaje de J B Alberdi desde su tumba)


Gobernar es dejar hacer; dejar hacer aquellas cosas constructivas y positivas para el individuo y la sociedad, para que esta última pueda desarrollarse económica y culturalmente a pleno en la faz de la tierra. Entonces, gobernar no es obstaculizar ni mucho menos prohibir lo que natural y legalmente es un derecho. Por lo tanto, gobernar es garantizar esas libertades individuales establecidas en la primera parte de la Constitución Nacional argentina, la cual es laica, racional y equilibrada.

Gobernar es allanar el camino a los ciudadanos para que éstos, los verdaderos constructores del progreso, puedan ejercer sus derechos constitucionales a pleno y realizarse a sí mismos como personas íntegras y constructivas, permitiéndoles avanzar económicamente y alcanzar aquel bienestar soñado, siendo la mejor política económica y social a corto, mediano y largo plazo de un gobernante la de hacer cumplir lo que ya está establecido en la Carta Magna. La única traba legal que debe haber en una sociedad civilizada es aquella dirigida contra las conductas insanas de los psicópatas y de asociaciones mafiosas o terroristas que, a través de sus actividades criminales, atentan contra la vida y salud de las personas y libertades individuales consagradas en la Ley Primera.

Gobernar no es aprobar leyes ni decretos que, a la manera de trabas y regulaciones burocráticas, coarten el libre emprendimiento individual o colectivo, ni tampoco lo es implementar prohibiciones y agregados de impuestos distorsivos y onerosos que vienen de la sinrazón de la pequeñez y estrechez mental del enano de turno que no sabe administrar la cosa pública como así también de las ideologías políticas extremas que llevaron a muchas naciones del mundo a la bancarrota, al hambre, al caos y a la violencia.

Gobernar no es beneficiar a algunos con prerrogativas especiales en detrimento de otros o de la mayoría; el principio de igualdad ante la ley, que emergió de la Revolución Francesa, es fundamental para el progreso y la paz social de un pueblo. 

Gobernar es impedir las actividades monopólicas privadas y/o estatales, pues las mismas son anti-constitucionales por su naturaleza extorsiva, totalitaria y de cohecho, y que violan los artículos 14 y 14 bis de la Constitución Nacional como así también el artículo 16. Toda ley, decreto, norma u ordenanza nacional, provincial y municipal respectivamente deben ser puestos en vigencia en función y dentro de los parámetros de la Carta Magna. 

No se debe olvidar esto: la Constitución Nacional NUNCA caduca ni pasa de moda; está plenamente vigente, es perenne y es y debe ser la piedra basal del andamiaje legal de un país, pues la Ley Primera es la creadora del Estado nacional y sus instituciones. Por lo tanto, ella IMPERA, como única soberana y a perpetuidad, y solamente por debajo de ella, deben yacer las demás leyes legisladas, las cuales deben apuntalar, sostener y proteger al ciudadano y la vida humana, que empieza con el embrión en el vientre de una mujer. Un capricho de un funcionario o gobernante enfermizamente ambicioso no es nunca una "ley genial y moderna", sino más bien insana e ilegal. Usted tiene el derecho y la obligación moral y racional de defenderla hasta las últimas consecuencias de aquel gobernante enfermo que quiere reformarla para acrecentar su poder y cercenar sus libertades. La única Constitución válida es ésta, la que surgió luego de la derrota del tirano y de la firma del acuerdo de San Nicolás de los Arroyos en 1852.

Vetusto son las conductas corruptas de algunos políticos, que a la manera de aquellos viejos caudillos, se arrogan el derecho de la suma del poder público, creyendo que su ambición desmedida es ley. La Nación Argentina debió sufrir más de treinta años de luchas civiles cruentas hasta la redacción y aprobación de la Constitución Nacional argentina en 1853 luego de la batalla de Caseros. Por lo tanto, todo ciudadano tiene la potestad natural de defender a capa y espada hasta las últimas consecuencias las libertades, derechos y garantías que de ella emanan cuando el gobernante este incapacitado por ineptitud, corrupción o enfermedad de hacer cumplir el mandato de la Constitución argentina. 

Y Recordemos: una nación no es una doctrina política, ni una estructura partidaria, ni un sello, ni un timbre, ni la tinta y el papel donde se escribe las resoluciones, ni una bandera, ni un escudo, ni tampoco una firma, ni mucho menos el sueño quimérico de un trasnochado. La nación está conformada por personas concretas y vivas que existen en un mundo real y tangible; la nación somos todos, pues somos un grupo de seres humanos unidos por una historia, un mismo idioma y patrones culturales en común. La bandera, el himno y el escudo son solamente símbolos con los cuales nos identifican en el mundo. La Ley Primera es la voluntad y expresión de ese conjunto de seres humanos. Por lo tanto, las leyes legisladas posteriormente a la aprobación de la Carta Magna deben sostener y garantizar su vigencia, nunca infringirla. La Corte Suprema de Justicia tiene la obligación ética y legal de hacer respetar la misma; ese es el objetivo fundamental de ella.

Resumiendo, gobernar es fácil, porque ya está todo dicho en la Constitucional Nacional, la cual es y debe ser nuestra brújula y nuestro rumbo ya trazado; gobernar es hacerla respetar a rajatabla. Es justamente ésto lo que han hecho los Estados Unidos de América, el país más poderoso del planeta, por más de 200 años de historia: hacer respetar su Constitución como política de Estado.

(Si pretende candidatearse para algún cargo en las próximas elecciones, deje su adolescencia y autocompasión en el llano y asuma sus funciones como una persona íntegra, madura y ecuánime, que es justamente ésto lo que los argentinos han carecido siempre: ecuanimidad).


Por Carlos Benito Camacho - Tucumán - Argentina. Cel 3814584111

lunes, 1 de octubre de 2018

Cultura argentina y la delincuencia

En el libro de antropología social de Marvin Harris, el autor define lo que significa cultura desde el punto de vista antropológico: "cultura son los patrones de sentimientos, de pensar y de comportamiento de un determinado grupo humano, como ser una tribu, y que dejan huellas indelebles en el medio ambiente". Estos patrones son repetitivos ante las mismas circunstancias y se pasan de padres a hijos por enculturación; es decir, las conductas y formas de pensar deseadas o aprobadas por una sociedad son inducidos en los niños, y las que no son aprobadas son desalentadas a través de un sistema de premios y castigos que forman parte del entretejido moral.

En la actual cultura argentina, se desalienta el respeto por las leyes del Estado soberano y las normas de convivencia social que los próceres de aquel país supieron sabiamente fundar y construir. Todo ciudadano psicológicamente íntegro y responsable de sus actos con un principio del sentido de lo justo y adecuado es tildado de "jil" (estúpido), "botón", "fascista", o simplemente de "forro" por sus compañeros de trabajo o de colegio; y a aquel que no consume bebidas alcohólicas en una fiesta o no fuma un cigarrillo de marihuana en una universidad es calificado de "amargo" y "aburrido". Estos son los adjetivos utilizados por los argentinos cuando se juntan en masa, o mejor dicho en hordas o jaurías, para calificar y atacar arteramente al individuo brillante y diferente con sentido de la razón y lo justo. El ser bohemio, caprichoso y puramente emocional, como un adolescente, es el rasgo distintivo de la cultura argentina, la cual crea individuos débiles que se agrupan y se amontonan, no pudiendo estar solos consigo mismo.

En Argentina, el individuo es aplastado por la patota (masa), a la cual algunos políticos de ese país apoyan y la llaman "equipo". De acuerdo a la cultura argentina, el "equipo" debe imponerse y anular al individuo inteligente, porque los pensamientos sabios y distintos de éste son peligrosos y contradictorios al comportamiento caprichoso de la horda llamada "equipo". Es por ello que para poder sobrevivir allí, hay que asociarse a la masa y hacer lo que la masa hace. De esta manera, para obtener la aprobación del grupo, es necesario violar las normas y leyes a través de la mentira y la estafa al individuo incauto. Es esa famosa picardía criolla que esta destruyendo a ese país.

Lamentablemente, estos patrones retorcidos de pensar y actuar de la sociedad argentina también imperan en los ambientes o establecimientos de educación. De esta manera, en Argentina los colegios y universidades en vez de ser instituciones de formación académica y moral, son en realidad centros de deformación ideológica/psicológica que fomentan y premian la personalidad psicopática al no existir ningún tipo de límites al abuso y los excesos, tolerando el alcoholismo y el consumo de drogas. En las universidades argentinas, las doctrinas y fundamentalismos políticos valen más que la razón, la inteligencia y el conocimiento científico objetivo, porque estas doctrinas políticas extremas les permiten violar la ley y normas de convivencia. Algun día uno de estos estudiantes "educado" en uno de estos centros va a ser presidente y llevara al poder su inmadurez y adolescencia perenne como ha sucedido en los últimos años cuando los setentistas ascendieron al poder. Esta adolescencia perenne, caprichosa y soberbia forma parte de sus patrones culturales; es por ello que Argentina está como está: una republiqueta donde los derechos individuales de libertad e igualdad ante la ley, establecidos en su Constitución, son violados constantemente.

La "patota" es un rasgo sobresaliente de la cultura argentina y está enraizada en el tejido social. La patota es un conjunto de personas unidas por el capricho de hacer lo que se les antoja. Es un grupo de "amigos" que salen juntos a "divertirse". Este comportamiento grupal en masa se lo ve en todo los órdenes de la vida social, desde el fútbol hasta en la política. Para darle una definición más precisa, la patota es un grupo de individuos de personalidad psicopática que no toleran las leyes y las normas, y cuando no consiguen los que sus caprichos les dictan, delinquen, así esten en el llano o en la sima del poder político. Aunque algunos la llaman "equipo", en ralidad se trata de una horda de inútiles e inadaptados que pueden violar y asesinar a una mujer o a un vendedor ambulante como también saquear con el pillaje de guantes blancos al Estado Nacional.


Por Carlos Benito Camacho (antropólogo y guía de turismo NOA)

martes, 25 de septiembre de 2018

Primera locomotora de vapor

La primera locomotora de vapor confiable y práctica fue la Blücher. Esta fue diseñada y construida en Inglaterra en 1814 por George Stephenson, un ciudadano oriundo del pueblo de Wylan. Esta locomotora fue tan útil y eficiente que fue aplicada al transporte de cargas, siendo el primer uso del motor de vapor en tal sentido, ya que antes solo había sido aplicado en la industria textil. La Blücher de Stephenson fue puesta a prueba por primera vez el 25 de julio de 1814, remolcando vagones cargados con carbón en una vía en plano inclinado (en subida).

Sin embargo, la primera locomotora de vapor aplicada al transporte de personas fue empleada en 1825, circulando en una línea férrea entre las ciudades de Stockton y Darlington. Esta también había inventada y construida por George Stephenson. De esta manera, estas dos máquinas de Stephenson revolucionarían y agilizarían el transporte de pasajeros sino que también la industria del acero en la construcción de puentes ferroviarios y vías.

Abajo, locomotora "Blücher" de 1814

 




First steam engine used to carry freight and human beings

The first practical and reliable steam locomotive, which was successfully used as a means of transportation, was designed and built by George Stephenson, an Englishman from Wylam, England. Stephenson's brainchild was baptized "Blucher" and was first put to work on July 25, 1814, on the Cillingwood railway, whose track had been laid on a hill slope and measured 137 m (149 yd) long. It pulled wagons loaded with coal. However, the first steam-powered locomotive used in public transportation was used in 1825 on the Stockton and Darlington railroad, which was also built and run by Stephenson. It was an invention that revolutionized the history of Europe, for it was the spark that set off the Second Industrial Revolution.

viernes, 21 de septiembre de 2018

Guerra de independencia de los EEUU (resumen)

Si bien la lucha por la emancipación de las trece colonias inglesas en la América del Norte comenzó con la batalla de Lexington del 19 de abril de 1775, ésta fue solo una escaramuza en donde un destacamento militar británico que se dirigía a incautar un depósito de armas y municiones de los rebeldes fue atacado por las fuerzas patrióticas causando muchas bajas en las filas inglesas. La guerra en sí cobraría importancia e intensidad cuando George Washington fue investido por el Congreso Continental con plenos poderes para enfrentar la ofensiva británica. De esta manera, el primer triunfo importante de los patriotas fue la batalla de Saratoga en septiembre de 1777.

En este último enfrentamiento militar, un ejército británico proveniente de Canada fue derrotado por las fuerzas revolucionarias bajo el mando de Horatio Gates. Sin embargo, los revolucionarios no pudieron impedir la penetración inglesa en Filadelfia, por lo tanto el Congreso debió trasladarse a Lancaster. No obstante, el triunfo de Saratoga tuvo importantes consecuencias, ya que puso a salvo Nueva York, facilitando las gestiones de Benjamin Franklin en París, por la cual la Corona francesa intervino en la guerra a favor de los rebeldes.

En Francia la lucha por la independencia de las trece colonias despertó mucho entusiasmo. Después de Saratoga se produjo la alianza franco-americana. Muchos ciudadanos galos cruzaron el Atlántico y se ofrecieron como voluntarios ante el Congreso. Pero la fuerza expedicionaria francesa más importante para luchar contra los ingleses era conducida por el marqués de La Fayette . El monarca francés Luis XVI, deseoso de tomar desquite contra Gran Bretaña, proveía de armas y municiones a los americanos. Esta ayuda gala fue decisiva para el triunfo de los revolucionarios norteamericanos.

El conflicto armado se prolongó por cinco años. Los ingleses se fortificaron en el sur, donde contaron con la ayuda de algunos sectores de los colonos. Sin embargo, el dinero y la marina francesa inclinaron paulatinamente la balanza en favor de la causa revolucionaria. De esta manera, el ejército de George Washington y la marina de guerra francesa bloquearon Yorktown, Virginia, en 1781, donde las tropas inglesas se habían atrincherado. Los americanos lo hacían por tierra y los galos por mar. Frente a este implacable asedio de ambas fuerzas, los británicos se vieron obligados a rendirse.

Tratado de París de 1783: la firma de la paz

La guerra se había hecho impopular en Inglaterra, y tanto el partido Whig com los comerciantes de Londres anciaban el final del conflicto, ya que éste les provocaba muchas pérdidas. El gobierno inglés, a través de su Primer Ministro William Cavendish, inició entonces conversaciones con el representante norteamericano en Europa, John Adams, quien era asesorado por Franklin y Jay. Estas conversaciones llevaron a la firma del Tratado de París firmado en 1783. Por este acuerdo de paz definitivo, Inglaterra reconocía la independencia de las trece colonias de norteamerica; por su parte, Francia recuperaba Saint Pierre y Miquelón en América, Senegal en Africa, y España, que también había ayudado a los patriotas norteamericanos, readquirió la Florida, la cual había cedido luego de la Guerra de los Siete Años.