Monday, January 13, 2020

Andrea Doria (acorazado)

El Andrea Doria fue un acorazado italiano de la Regia Marina (Real Armada Italiana), perteneciente a la Clase Duilio. Construido en los astilleros de La Spezia, Liguria, fue bautizado en 1913 y entró en servicio en 1916. Su planta propulsora y su coraza de acero estaban a la altura de los acorazados británicos y norteamericanos.

Durante la Primera Guerra Mundial, el Andrea Doria operó en las aguas del Adriático pero no participó en ninguna batalla naval, siendo sus buques oponentes los acorazados de clase Dreadnought de la armada Austro-Húngara. Entre 1937 y 1940, fue sometido a trabajos de modernización y reequipamiento con nuevo sistema de propulsión y armamento.

En noviembre de 1940, ya en la Segunda Guerra Mundial, el Andrea Doria resistió y salió ileso del ataque aéreo británico cuando estaba anclado en el puerto de Taranto. Este ataque se conoce como batalla de Taranto y se realizó desde portaaviones. Hasta 1943, realizó tareas de escolta de de buques de transportes de tropas alemanas del Afrika Korps y de suministro. Luego de la firma del armisticio de septiembre de 1943 que sacó a Italia de la Segunda Guerra, el Doria estuvo anclado en Malta sin operar hasta 1944, y luego en Sicilia. Finalmente, luego de la guerra, fue dado de baja de la Marina Italiana en 1956 para ser vendido como chatarra en La Spezia.

Armas

El principal armamento del acorazado Andrea Doria eran 13 cañones navales de calibre 320 mm, montados en tres torretas triples y dos duples. Estos tenían un alcance máximo de 17 km con una elevación máxima de 75o (grados). También contaba con 12 cañones de 135 mm, y 13 de 76 mm. Su batería anti-aérea eran también de 76 mm.

Planta propulsora

Con la modernización de 1937-40, el Andrea Doria era propulsado por 4 turbinas de vapor Parsons de dos ejes. Estas eran alimentadas por 8 calderas de petróleo, generando 75.000 caballo vapor.

Características técnicas

Eslora (longitud): 186,9 m
Manga (ancho): 28 m
Desplazamiento: 28.882 toneladas
Calado: 9,9 m
Coraza: 255 mm
Tripulación: 1500 hombres (oficiales, suboficiales y marineros)

Abajo, foto del acorazado Andrea Doria luego de la modernización de 1937


Wednesday, December 25, 2019

Instituciones de gobierno en Hispanoamérica (Resumen)

La etapa inicial de la conquista de América fue realizada por particulares bajo el título de adelantado, quien firmaba con el rey un contrato previo, llamado capitulación, antes de iniciar el riesgoso emprendimiento de explorar, descubrir y controlar militarmente un territorio determinado en nombre de la corona. Por lo general, estos adelantados eran militares fogeados y con experiencias en las guerras europeas. Por lo tanto, tenían mucha capacidad de mando.

Sin embargo, una vez asegurado y estabilizado los vastos territorios de Hispanoamérica, fue necesario recurrir a instituciones confiables y dependientes del monarca para el gobierno local. No obstante ello, en la organización jurídica y política de América hispana, el rey constituía el centro del poder. Por lo tanto, como en toda monarquía absoluta, el gobierno estaba concentrado en sus manos. En consecuencia, a él le correspondía dictar las leyes a gobernar los extensos dominios de ultramar, pero para realizar tal intensa tarea, el mismo debió confiar en estas instituciones de gobierno. De esta manera surgirían los siguientes organismos creados en la península para América.

-La Casa de Contratación. Establecida en 1503 por Fernando el Católico, tenía la función del control mercantil y el despacho de expediciones hacia el Nuevo Mundo y el comercio con el mismo en un carácter totalmente monopólico.

-Consejo de Indias. Fue creado por Carlos I en 1524 para la administración de los nuevos territorios. Tenía funciones legislativas, judiciales y administrativas. Elaboraba las reales cédulas y reales órdenes relacionadas con el gobierno de las Indias y que eran firmadas por el rey. En cuanto a su función judicial, el mismo actuaba como tribunal supremo de apelación en los fallos dictados por las Audiencias y Casa de Contratación. También proponía al rey el nombramiento de los altos funcionarios del gobierno colonial para su aprobación.

-Real Audiencia. Se dedicaba básicamente a la administración de la justicia, pero también actuaban como órganos consultores de virreyes y capitanes generales, interviniendo también en los conflictos suscitados entre las autoridades civiles y eclesiásticas. También ejercían la fiscalización de todos los actos de gobierno, incluidos los de los virreyes.

-Gobernadores. Eran nombrados por el rey y fueron los reemplazantes de los adelantados. Sus funciones eran amplias, pero sobre todo, administrativas y militares.

-Corregidores. La jerarquía de los mismos era inferior a la de los gobernadores y sus funciones eran casi análogas.

-Virreyes. Eran los representantes directos de la corona con la facultad de ejercer la autoridad suprema dentro de su jurisdicción. Eran jefes civiles y militares, nombrando a funcionarios menores, tanto laicos como eclesiásticos. Como comandante en jefe, tenía a su cargo la justicia militar. También presidía las Real Audiencia de su jurisdicción. Por lo tanto, su jerarquía era superior a las demás autoridades.

Tuesday, December 24, 2019

Guerra del Pacífico (Resumen)

La Guerra del Pacífico fue un conflicto armado sudamericano entre Chile por un lado, y Perú y Bolivia por el otro. Tuvo lugar en las aguas del Pacífico adyacentes a la costa de estos tres países y en la franja territorial que va desde el sur del Perú hasta el norte de Chile, desde el 14 de febrero de 1879 al 20 de octubre de 1883. La guerra se desencadenó cuando Chile intentó apoderarse de los grandes depósitos de nitratos de las zonas peruanas y bolivianas lindantes a la frontera en el desierto de Atacama, donde había explotación minera por parte de la Compañía de Nitratos de Antofagasta. Cabe aclarar que, hasta ese entonces, Bolivia tenía acceso al Pacífico por una franja territorial que iba de Este a Oeste.
El 14 de febrero, Chile atacó a Bolivia y en abril la guerra se extendió al Perú, el cual tenía un tratado de asistencia mútua con Bolivia. Para diciembre de 1879, los chilenos lograron ocupar toda la costa boliviana del Pacífico y la provincia de Tarapacá. En junio de 1880, prosiguiendo su ofensiva, el ejército chileno pudo ocupar toda la región de Atacama. Equipados con modernos cañones Krupp de fabricación alemana y de fusiles Comblain de industria belga, las tropas chilenas lograron tomar Lima, la capital del Perú, en 1881, iniciando de este modo un sitio y bloqueo de los puertos peruanos y bolivianos.
Gran Bretaña apoyaba activamente a Chile, ya que el gobierno de ese país andino le había concedido a una empresa británica el monopolio y los derechos para exportar nitratos, el cual era empleado para la fabricación de pólvora para la munición de armas de fuego. Por su parte los Estados Unidos de América, en un esfuerzo por ejercer un papel hegemónico en esa región de Sudamérica, prometió su apoyo a Perú y Bolivia.
El 10 de julio de 1883, el Ejército Chileno derrotó nuevamente al Ejército Peruano en la batalla de Huamachuco, ocasionando grandes pérdidas. Esta derrota, obligó al gobierno peruano a firmar el Tratado de Ancón, por el cual Perú cedió la provincia de Tarapacá a Chile, a perpetuidad, y las ciudades de Tacna y Arica por diez años. En 1884, Bolivia firmó una tregua con Chile por la cual el país del Altiplano perdió el territorio que le posibilitaba salir al Pacífico a través de la provincia de Antofagasta. La paz definitiva entre Bolivia y Chile sería firmada en 1904. Desde ese entonces, Bolivia nunca volvió a tener puerto y costa sobre el océano Pacífico.
Abajo, foto de tropas del Ejército Chileno en el sur de Lima

Monday, December 23, 2019

Formación de las provincias argentinas

En la historia argentina, las provincias nacieron por dos procesos diferentes. Las más antiguas, o históricas (del noroeste, centro y Cuyo), emergieron por un largo proceso histórico de luchas civiles y de la mano de la figura del caudillo; mientras que la nuevas, las patagónicas y del noreste( Chaco, Formosa y Misiones) fueron creadas por una ley especial del Senado luego de la Organización Nacional a partir de los territorios nacionales, que en un principio eran administrados por el gobierno nacional hasta sus respectivas provincialización.

El caudillo

Antes de la independencia nacional, el extenso territorio del Virreinato del Río de la Plata estaba dividido administrativamente en Intendencias, bajo la tutela de un gobernador español, con la figura de un virrey en Buenos Aires, en un sistema centralizado. Estas Intendencias comenzaron a fragmentarse con la emancipación política nacional en 1810 y, sobre todo, con la independencia del país en 1816. El artífice de esta fragmentación territorial fue el caudillo; un hacendado rico devenido gobernador de facto de su territorio por la influencia hegemónica y la fuerza de las armas, siendo la rivalidad entre los diferentes caudillos la que marcaron los límites interprovinciales en su afan de conservar su territorio y su influencia hegemónica.

Las provincias del noroeste

Durante la lucha por la independencia nacional, en el noroeste argentino surgieron dos caudillos importantes que llevaron a la formación de las dos primeras provincias en lo que había sido la Intendencia de Salta-del-Tucumán: Martín Miguel de Güemes y Bernabé Aráoz. El primero era un hacendado salteño muy poderoso que ostentó desde un principio el gobierno de todo el territorio de lo que había sido esa Intendencia del Virreinato del Río de la Plata y que abarcaba lo que hoy son todas las provincias del noroeste argentino, ya que el asiento administrativo y jurídico de esta Intendencia se encontraba en Salta desde la creación del virreinato en 1776. Aunque luchaba militarmente contra los realistas, Güemes, como muchos caudillos, se sentía el heredero político y cultural del monarca absoluto: un ultracatólico, cuya voluntad era ley. El segundo era un hacendado tucumano que decidió separar su territorio de la influencia hegemónica del primero.

Como Martín Miguel de Güemes luchaba en el norte en una guerra de guerrilla contra las fuerzas realistas que intentaban avanzar hacia el sur, la ciudad de San Miguel de Tucumán enviaba armamento, hombres y ganado para contribuir en esa lucha. Sin embargo, en 1812 se libraría la batalla de Tucumán, con la primera victoria del Ejército del Norte, bajo el mando de Belgrano, y he aquí donde surge la figura de Don Bernabé Aráoz, ya que fue él, como representante del cabildo de San Miguel de Tucumán quien convence a Belgrano a presentar batalla a los realistas en las cercanías de dicha ciudad y no en Córdoba, hacia donde iba retrocediendo Belgrano por orden del Triunvirato. Para ello, Belgrano le pidió a Don Bernabé la formación de unidad de caballería de 1500 gauchos más la logística para alimentar a las tropas del Ejército del Norte, a lo que el caudillo tucumano accedió, pues el mismo era un rico hacendado y tenía la capacidad para hacerlo.

En noviembre de 1814, en recompensa por haber contribuido a la victoria de la batalla de Tucumán, y por su influencia económica y hegemónica, el entonces Director Supremo Gervasio Antonio de Posadas nombró a Bernabé Aráoz primer gobernador de la nueva Intendencia de Tucumán. De esta manera, comienza la separación política de Tucumán y sus territorios de de los de Salta, y el tucumano se convirtiría en el archienemigo de Güemes. En 1820, con la caída del Directorio y durante la anarquía que surgió, Bernabé Aráoz crearía la República de Tucumán. Ese mismo año, Felipe Ibarra, un hacendado de Santiago del Estero, se separaría de Tucumán luego de feroz combate. Lo mismo haría Don Nicolás de Avellaneda y Tula (no confundir con el tucumano Nicolas Avellaneda presidente de la Nación), separando a Catamarca de la República de Tucumán.

Provincias centrales

Lo que había sido los territorios de la Intendencia de Buenos Aires, del Virreinato del Río de la Plata, se fragmentaría en las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Buenos Aires y Corrientes de la mano de los caudillos federales Estanislao López, Francisco Ramírez, Juan Manuel de Rosas y Juan Bautista Méndez respectivamente. Estos caudillos firmarían pactos interprovinciales que las mantendrían relativamente unidas hasta la Organización Nacional luego de la Batalla de Caseros.

Sunday, December 22, 2019

Armada Italiana en la 2da Guerra Mundial

A diferencia de los Estados Unidos y Japón, que construyeron y concentraron sus fuerzas navales en torno a los portaaviones, en la Segunda Guerra Mundial la Armada Italiana basó su poderío en su flota de acorazados, los cuales estaban entre los más poderosos del mundo. El Cavour, el Duilio, el Littorio, el Vittorio Venetto y el Roma componían su fuerza de acorazados, que constituían a su vez la vanguardia de la flota naval italiana y los cuales tecnológicamente eran muy avanzados. De ellos, el Littorio y Vittorio Venetto contaban con los cañones navales más poderosos: nueve de calibre 381 mm, destacándose no por su calibre, sino más bien por el gran alcance de los mismos y velocidad de salida de sus proyectiles; los mismos también contaban con doce cañones de 152 mm. Estos poderosos buques de guerra eran propulsados por 4 turbinas de vapor de última generación. Por lo tanto, la fuerza de acorazados era la punta de lanza de la Regia Marina (Real Armada), los cuales eran escoltados y reforzados por 4 cruceros pesados de clase Zara, 6 cruceros livianos de clase Condottieri, y 5 cruceros livianos de clase Capitani Romani.

Cuando Benito Mussolini declaró la guerra a Francia y a Inglaterra en 1940,  la Regia Marina tenía varias misiones que cumplir. Una de ellas era la de mantener una ruta marítima de comunicación segura entre Libia, en el norte de Africa, y los Balcanes, por la cual navegaban los buques de suministros. Otra misión importante era la de controlar plenamente el Mediterráneo central, negando a los buques británicos la libre navegación del mismo. Esta última misión fue clave y pudo ser cumplida exitosamente hasta fines de 1942, escoltando y asegurando el desembarco de las fuerzas alemanas del Afrika Korps en el norte de Africa en 1941. Sin embargo, la presencia de las aliados en el Mediterráneo se hacía mayor, no pudiendo impedir el desembarco aliado de tropas y suministros en el mismo continente debido a que en el teatro de operaciones del Mediterráneo el control de los cielos lo tenían los británicos, con sus bombarderos y aviones cazas. Sin embargo, en el Mediterráneo del Este, la Armada Italiana pudo seguir cumpliendo su segunda misión hasta que sus buques empezaron a sufrir el desabastecimiento de combustible.

Aunque estratégicamente la Regia Marina fue esencialmente defensiva, a nivel operacional los italianos emplearon a sus acorazados en forma agresiva para lograr cumplir sus objetivos de guerra. Para ello, trataban en lo posible de librar batallas navales a la distancia, ya que el gran alcance de sus poderosos cañones les era favorable. Otra ventaja que tenían los acorazados italianos sobre los británicos era la velocidad superior que podían desarrollar sus motores. De esta manera, la doctrina de guerra de la Armada Italiana era la de abrir fuego a grandes distancias, ajustando constantemente el tiro luego de cada disparo. La mayor parte de las acciones bélicas navales tuvieron lugar durante el día, con buena visibilidad.


Abajo, el Vittorio Venetto y el Littorio en un ejercicio naval


Marina de guerra italiana en la Segunda Guerra (imágenes)

Saturday, December 21, 2019

Armas y equipo soldado británico de la 2da Guerra

El soldado británico fue uno de los mejores equipados en la Segunda Guerra Mundial, tanto para luchar durante la invasión alemana de Francia en 1940 y luego del desembarco en Normandía, en junio de 1944, que fue su retorno al suelo francés. No solamente estaba bien equipado, sino que también estaba muy bien entrenado, sobre todo los del arma de infantería.

Armamento

El soldado del arma de infantería estaba armado con un fusil Lee-Enfield Mk I/Mk III, mod 1907 y 1931, de calibre .303 (7,62 mm). Si bien no era semi-automático como el Garand M1 estadounidense, el mismo era muy preciso y de gran alcance, equipado con un mecanismo de cerrojo de accionamiento manual. También tenía la bayoneta desmontable, con una hoja de unos 50 cm de largo, más el puñal de combate y granada de mano.

Dentro de un pelotón había dos soldados armados con el históricamente famoso subfusil (pistolaametralladora) Sten, la cual era un arma automática de calibre 9 mm Parabellum. Era letal, pero a veces solía atascarse el mecanismo automático, sobre todo cuando no había una buena limpieza del arma. Los oficiales, suboficiales, tripulantes de tanques y artilleros también estaban equipados con la Sten, más el famoso revólver Webley de calibre .455 (11,6 mm), que había sido empleado en la Primera Guerra. Cabe aclarar, que algunas unidades especiales también tenían la pistolaametralladora Thompson de fabricación norteamericana y de calibre .45.

Uniforme y equipo

De arriba a abajo, el soldado británico estaba equipado con el famoso casco Brodie, conocido con el nombre reglamentario "casco No 2, Mk I. Si bien era de acero, este casco de guerra, no ofrecía la protección del casco alemán, ya que era poco profundo y era abierto, dejando la nuca y parte inferior de la cabeza, como la sien y oreja, descubiertos y, por lo tanto, desprotejidos de los posibles impactos de esquirlas y proyectiles. Para las húmedas y calurosas selvas de Birmania y sudeste asiático, el infante inglés usaba un sombrero de alas anchas, como los que usaban los Chindits de Wingate.

En cuanto a uniformes en sí se refiere, el mismo variaba dependiendo del clima de la región. Podemos decir que había uniformes de combate para el teatro de operaciones europeo, otro para el desierto del norte de Africa y otro para las selvas de Birmania, en Asia. Para el clima de Europa, el uniforme de combate era de color verde oliva y constaba de una camisa gruesa de lana, con camiseta de algodón por debajo, y pantalón de combate de lienzo grueso, con bolsillos externos anchos. Por debajo de éste usaban calzonsillos largos. Buzo de lana y chaquetilla.

Para el calor del desierto, el uniforme era de algodón y de color caki, con pantalón de combate corto. Para la selva de Birmania, también era de algodón y lino, pero de colo verde oliva y, en vez de casco de acero, el sombrero de ala ancha.

Las botas de combate eran de canilla corta, con cordones y planta de suela gruesa y con remaches de acero.

El equipo accesorio de supervivencia estaba compuesto de una pala tipo "lineman" para cabar los pozozorros o trincheras, 1 o 2 caramañolas de aluminio forrada, 1 brújula para navegación y orientación en el terreno, 1 estuche con bendaje y anti-sépticos, 1 equipo de rancho (cuchillo, tenedor, cuchara, abre-lata, servilleta).

Abajo, imagenes de soldados con uniforme de verano/otoño y equipamiento completo para el teatro europeo



Abajo soldados británicos con uniformes para el desierto del norte de Africa. El de la derecha tiene una Thompson en vez de la Sten


Abajo, tropas británicas en patrulla en la selva de Birmania



Thursday, December 19, 2019

Combate de la Vuelta de Obligado

El combate de la Vuelta de Obligado fue una escaramuza naval entre la flotilla anglo-francesa, que realizaba un bloqueo al Río de la Plata, y la batería costera rivereña, más 1 bergantin, de las fuerzas de defensas argentina, bajo el mando de Lucio V Mansilla. Tuvo lugar en el paraje rivereño conocido como la Vuelta de Obligado, el 20 de noviembre de 1845, durante el conocido bloqueo naval anglo-francés. El resultado de este enfrentamiento militar fue una victoria de las potencias europeas ya que lograron remontar el río.

Antecedentes y causas

Para poder superar el sitio y asedio terrestre y naval de Montevideo que el dictador Juan Manuel de Rosas mantenía contra el pueblo uruguayo, el presidente de la Banda Oriental, Don Fructuoso Rivera, junto a exiliados y perseguidos argentinos que se encontraban en el país vecino, pidieron la ayuda internacional de Francia e Inglaterra, cuyos gobiernos enviaron una flotilla de 11 embarcaciones menores de guerra para bloquear el Río de la Plata y Buenos Aires en represalia al bloqueo argentino a Montevideo. Juan Manuel de Rosas se arrogaba el monopolio impositivo aduanero, impidiendo que naves de otras naciones pudieran comerciar libremente con ciudades del Uruguay, Corrientes y Paraguay, atribuyéndose poderes que no le correspondía, pues tanto Paraguay como Uruguay eran ya naciones soberanas.

Resumen del combate

Ante la certeza de que las naves europeas remontarían el Río de la Plata y el Paraná, el gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas ordenó fortificar la orilla derecha del río, al norte de la provincia de Buenos Aires, como así también obstaculizar el paso con una doble línea de cadenas en el paraje conocido por Vuelta de Obligado.

El 20 de noviembre de 1845, luego de un intenso, pero breve combate, las 11 naves inglesas y francesas lograron cruzar el paso y remontar el río Paraná.

De esta manera, el bloqueo anglo-frances continuaría hasta 1848, cuando los franceses decidieron levantarlo luego de intensas negociaciones.

Conmemoración del combate

En Argentina se conmemora esta escaramuza naval sin importancia militar, ya que perdieron la batalla, sin explicarles a los alumnos de su sistema educativo las razones y el porqué del bloqueo naval anglo-francés, las cuales fueron el otro bloqueo naval sobre Montevideo y puertos de Corrientes impuesto por Juan Manuel de Rosas. Este bloqueo rosista fue más injusto y duro, ya que estos pueblos sufrían el desabastecimiento y el hambre causado por el tirano de Buenos Aires. Desde entonces, siempre hubo esa tendencia de la provincia de Buenos Aires de imponer injustamente su hegemonía política y económica sobre los pueblos del interior profundo.


Popular Posts

Featured Post

Andrea Doria (acorazado)

El Andrea Doria fue un acorazado italiano de la Regia Marina (Real Armada Italiana), perteneciente a la Clase Duilio. Construido en los ast...