Sunday, April 19, 2009

Ariete

El ariete era un arma de asedio utilizada en la antiguedad extensamente por el ejército romano para forzar la apertura del portón de una fortaleza, derribándolo o rompiendolo, durante su sitio. En un comienzo, el ariete consistía de un tronco de árbol largo y pesado, en uno de cuyos extremos se le colocaba una punta metálica. Era cargado por varios hombres y con esta punta reforzada arremetían contra el portón de una ciudad amurallada enemiga sitiada por las legiones.

El ariete luego evolucionó en su forma y el tronco fue colgado con cuerdas, o lonjas de cuero, en una estructura de madera sobre ruedas. La estructura estaba recubierta para proteger a los operadores del mismo de las flechas y otras armas arrojadizas que los hombres de la fuerza sitiada disparaban desde los muros o empalizadas. Esta estructura era remolcada con animales de tiro, o empujada por tropas, hasta los portones de la fortaleza. Los soldados que operaban el ariete empujaban el tronco suspendido de cuerdas el cual se columbiaba y golpeaba contra la fortaleza hasta derribarla.

Aunque fue utilizado anteriormente por otras culturas en distintas partes de Europa y Asia, el ariete adquirió fama con los romanos, durante la República y el Emperio.