Wednesday, November 8, 2017

Cañón antitanque más letal de la Segunda Guerra

Si bien los aliados desarrollaron muy buenos y potentes cañones antitanques para poder encarar e intentar destruir a los tanques Tigre y Pantera de la Wehrmacht, sin ninguna duda fue el Flak de 8,8 cm (88mm) modelos 18/36/37/41 el mejor cañón antitanque de la Segunda Guerra Mundial. La palabra alemana "Flak" es la abreviatura de "Flugzeugabwehrkanone", que significa simplemente "cañón antiaéreo". Efectivamente, el mejor y más mortífero cañón antiblindado de todo ese conflicto bélico fue un arma antiaérea adaptada para ser empleada como cañón antitanque, sobre todo contra los T-34 soviéticos.



Fue diseñado y construido por la empresa Krupp a partir de 1933, entrando en uso en combate por primera vez en la Guerra Civil Española (1936-1939) y en la campaña militar de Polonia a partir de 1939, pero como arma antiaérea. Recien con la Operación Barbarroja de junio de 1941, que el mismo comenzó a emplearse como cañón antitanque. Tiene un alcance efectivo de unos 5.000 m contra tanques, pudiendo destruir cualquier tanque aliado a esa distancia, con una velocidad de salida de boca del cañón de 840 m/s. Los tanques alemanes Tigre I y II estaban equipado con una versión adaptada a la torreta de esos carros. Son los KwK 36 L/56, montado en la torreta de un Tigre, y el KwK 43 L/71 en la del Tigre II.

Efectividad y poder del Flak 8,8 cm