Friday, March 30, 2018

Colonización e independencia de Haití

En el año 1630, los franceses establecieron una colonia en la mitad occidental de la antigua isla Española (actual Haití), que había sido descubierta por Cristóbal Colón. Esta colonización francesa fue reconocida por España cuando se firmó en 1697 el tratado de Ryswick, el cual pusó fin a la guerra de la Liga de Augsburgo. La zona de la isla ocupada por Francia adquirió gran desarrollo. Esta estaba habitada por una minoría de blancos, que eran dueños de las plantaciones, y una mayoría de población de negros esclavos que habían sido traídos de Africa. La inequidad y los odios raciales auguraban una rebelión de los negros.

Los primeros enfrentamientos importantes se produjeron cuando llegaron a la isla noticias sobre los principios de igualdad proclamada por la Revolución Francesa. La población negra no tardó en armarse en defensa de sus derechos, comenzando de este modo una lucha de clases muy sangrienta. Mientras tanto, los plantadores blancos pidieron ayuda a Inglaterra, la cual envió tropas a esta colonia francesa. Los británicos desembarcaron y pudieron rápidamente controlar gran parte del territorio en septiembre de 1793.

Ante el curso de los acontecimientos, los ejércitos de color eligieron por jefe al caudillo Toussaint Louverture, hombre con capacidades de mando y organización. Por su parte, el gobierno de la Primera República Francesa, que surgió de la Revolución, apoyó a los negros en contra de los ingleses, ya que la corona británica se declaró enemiga del gobierno republicano francés y pedía la restauración de la monarquía. Debido a ello, los revolucionarios franceses le otorgó a Toussaint Louverture el título de General de la República y le confió el mando de todas las tropas negras en la isla.

Debido a este apoyo francés, por espacio de cinco años, los negros pudieron sostener los ataques de las tropas británicas, cuyos jefes optaron por firmar un tratado de paz en 1798. De esta manera, Louverture logró pacificar el territorio, apoderándose sin resistencia de las posesiones españolas en el resto de la isla y devolvió sus propiedades a los antiguos colonos blancos. A continuación, convocó una Asamblea y presentó un proyecto de Constitución que fue promulgado el 1 de julio de 1801. De tal manera, la colonia se declaraba independiente de la República Francesa. Fueron abolidas las diferencias raciales y de acuerdo a la Constitución Toussaint Louverture fue declarado gobernador supremo y vitalicio.

En esa época, Napoleón Bonaparte había sido nombrado Primer Cónsul, quien dispuso reestablecer el dominio francés en la isla y derrocar al caudillo negro rebelde. Para este propósito, hacia fines de 1801 envió una gran expedición a las órdenes del general Leclerc, quien logró imponer la autoridad del gobierno francés luego de tres meses de campaña militar. Louverture debió rendirse y fue enviado prisionero a Francia, donde murió en la cárcel en junio de 1802.

Proclamación definitiva de la independencia de Haití

Sin embargo, los negros continuaron la lucha hacia fines de ese año, esta vez con el apoyo con armas, logística y tropas de la corona británica, que se encontraba en guerra con Francia. Inglaterra, que anteriormente había ayudado a los hacendados blancos en contra de los negros, ahora apoyaba incondicionalemente a estos últimos.

El nuevo comandante de los rebeldes era Jean Jacques Dessalines. En 1803, luego de dos años de lucha, los soldados franceses debieron rendirse y regresaron a Francia. Libre de enemigos, los caudillos negros proclamaron la emancipación de la isla el 1 de enero de 1804. El nuevo Estado se llamó República de Haití, siendo Dessalines proclamado emperador que asumió con el título de Jacobo I (Jacques I).