Wednesday, March 28, 2018

Diferencia entre mosquete y fusil

La primera diferencia es la histórica, ya que el mosquete es un arma de fuego rudimentaria que le sucedió al arcabuz en la línea cronológica, siendo empleado hasta el siglo XIX para ser reemplazado por el fusil. La segunda diferencia radica en el cañon del arma; el mosquete tenía un cañón de ánima lisa, como el de una escopeta, y disparaba proyectiles de acero redondos (bolas) o piedregones, lo que le quitaba precisión a distancias superiores a 100 metros debido al rozamiento de estos con el aire. Mientras que el fusil tiene un cañón estriado (con acanaladura a lo largo de la superficie interna del mismo), siendo estas estrías por lo general helicoidales, lo que le da al proyectíl (que tiene una punta aguda y una forma ojival) un movimiento rotatorio, el cual, junto a la forma del proyectíl, hace que éste tenga una gran aerodinámica y mucho menor resistencia en el aire y una mayor penetrabilidad en la materia. Por lo tanto, con un fusíl se puede disparar con precisión a distancias de 2.000 o 2.500 m.

La tercera diferencia, que es muy importante, es en la capacidad de disparar el arma por minuto; es decir, radica en el sistema de alimentación. El mosquete se carga en forma lenta por la boca de su cañón (avancarga) en tres etapas, utilizando una varilla de acero; se carga primero una cuarta parte de la pólvora contenida en un cartucho de papel en la cazoleta (recipiente plano a la altura del gatillo que se comunica con la parte trasera del cañón por un pequeño orificio); el resto de la pólvora se la introduce por la boca del cañón y con la varilla se la hunde hasta el final; luego se introduce un tapón (de papel, que generalmente es el papel del cartucho vacío) y finalmente el proyectíl a disparar (por lo general una bola de acero o plomo).

En cambio al fusil se lo carga en una sola etapa por una recámara ubicada en la parte trasera del cañón; ésta queda herméticamente cerrada por medio de un cerrojo, de accionamiento manual o automático. Esto es posible, gracias a que el proyectíl, ya de forma ojival y aerodinámico, está contenido junto con la pólvora y el fulminante en una sola pieza. En la segunda mitad del siglo XIX, los tres elementos estaban envuelto todo un conjunto por un papel grueso o cartón. El conjunto de pólvora, fulminante y proyectíl contenido en una sola unidad se lo llama munición. Luego el cartón de papel sería reemplazado por un casquillo de bronze. El primer fusíl empleado como arma reglamentaria de un ejército fue el Dreyse, utilizado por el ejército prusiano en 1870 en la guerra franco-prusiana. Mientras que el segundo fusíl histórico fue el Chassepot francés empleado en el mismo conflicto.