Monday, March 26, 2018

Independencia de países centroamericanos

En el período de la dominación española, la Capitanía General de Guatemala comprendía los actuales países de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica. En 1818 se hizo cargo del gobierno de la Capitanía el anciano militar Carlos de Urrutia. Sin embargo, luego de dos años de mandato, cundió la agitación popular debido a que regía nuevamente en España la Constitución liberal de 1812, la cual había sido derogada por el rey Fernando VII luego de su retorno al trono en 1814, pero obligado a juramentarla y ponerla en vigencia nuevamente en 1820 por un pronunciamiento militar. Ante la imposibilidad de gobernar en estas difíciles circunstancias, Urrutia debió renunciar, siendo reemplazado por el brigadier Gabino Gainza, quien tampoco pudo contralar y sofocar los nuevos alzamientos de los patriotas, cuando éstos se enteraron sobre las victorias de los revolucionarios mexicanos y la aplicación del Plan de Iguala.

Obligado por los acontecimientos, el brigadier Gainza convocó el 15 de septiembre de 1821 una asamblea en la ciudad de Guatemala, la cual se declaró en favor de la independencia del territorio de la Capitanía. Sin embargo, Agustín Iturbide, quien había sido nombrado emperador de México por el Congreso Constituyente mexicano, quería anexar el nuevo Estado a su imperio, siendo este plan apoyado por los aristócratas guatemaltecos, que veían en esta forma favorecidos sus intereses. Ante un imperioso requerimiento del mandatario mexicano, los diversos ayuntamientos de Guatemala se mostraron partidarios de incorporarse al Imperio Mexicano. Aunque no sucedió lo mismo en otras provincias centroamericanas, que se opusieron a ser anexada, ya que deseaban constituirse en repúblicas y se oponían al poder dictatorial de Iturbide, quien reinaba con el título de Agustín I.

Emancipación de Guatemala

Con el objeto que se lo declarara emperador de la antigua Capitanía General de Guatemala, Iturbide envió tropas mexicanas a ese país centroamericano, comandadas por el general Vicente Filisola para asegurar la anexión e imponer el orden. Aunque el emperador gobernó con mesura los territorios centroamericanos, nunca logró el apoyo de sus pueblos. Cuando llegaron noticias con los nuevos acontecimientos en México y la abdicación de Agustín Iturbide como emperador, el 21 de febrero de 1823 se convocó en Guatemala un Congreso de todas las provincias.

Este Congreso se denominó Asamblea Nacional Constituyente. La misma decretó el 1 de julio de 1823 que las antiguas provincias de la Capitanía eran libres e independientes de España, de México y de cualquier otra potencia extranjera. Por otro artículo de la misma disposició, se resolvió que Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica se denominaran Provincias Unidas de Centro América. Seguidamente, se constituyó un gobierno federal presidido por José Manuel Arce.