sábado, 31 de marzo de 2018

¿Quién ordenó los bombardeos con bombas incendiarias en las ciudades japonesas?

El hombre que influyó sensiblemente sobre el presidente Harry Truman para que éste cambiara la estrategia de la campaña militar aérea sobre Japón y Alemania en la Segunda Guerra Mundial fue el general de la fuerza aérea de los Estados Unidos Curtis LeMay. Como comandante del comando XXI de bombarderos basado en las Marianas, este militar diseñó e implementó una campaña de bombardeo estratégico y sistemático, aunque controvertido, sobre las ciudades japonesas. El 70% de las misiones de bombardeo en los cielos de Japón se realizaban con aviones B-29 Superfortress, empleándose bombas incendiarias. Estas misiones de bombardeo de saturación mataron muchísimas más seres humanos que las bombas atómicas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki.

Tanto el presidente Franklin D Roosevelt y Harry Truman apoyaron la estrategia de LeMay, ya que era importantemente estratégico conseguir la rendición del Japón antes de ser necesario una invasión a la isla principal y evitar de ese modo la muerte de quisá un millón de soldados norteamericano. La táctica de LeMay consistían en bombardeos de saturación de ciudades japonesas desde una altura mucho más baja, entre los 1.500 y 2.000 metros, de noche, y con bombas incendiarias y desde las islas Marianas y no desde los 5.000 metros desde China como se venía realizando.

De ascendencia francesa, Curtis LeMay nació en la ciudad norteamericana de Columbus, en Ohio, en 1906. Tenía el grado de mayor cuando los EEUU entró guerra con Japón en diciembre de 1941, realizando sus primeras misiones de bombardeos en un B-17 Flying Fortress en Europa contra ciudades alemanas. Terminado el gran conflicto bélico mundial, LeMay fue comandante de la fuerza aérea norteamericana en Europa durante la Guerra Fría, dirigiendo el Puente Aéreo de Berlín en 1948.

Si LeMay fue responsable de los bombardeos sobre Japón, Robert McNamara (futuro secretario de defensa de la administración Kennedy y Johnson) era el responsable de evaluar la efectividad de estos bombardeos.