lunes, 9 de abril de 2018

Independencia de la República Dominicana

Si bien la mayoría de los países hispanoamericanos proclamaron en forma directa su independencia de los vínculos con el Estado y corona española, la República Dominicana, en cambio, para poder obtener la suya debió sortear tres grandes obstáculos, lo cual hace que su historia de emancipación sea un poco compleja. Es así porque primero debió luchar contra la dominación francesa, luego contra la española, y finalmente contra Haití, quien se había convertido en un tirano invasor. De esta manera, la historia de la República Dominicana está ligada a estos tres países.

Independencia de Francia

La colonia francesa de Haití, que compartía la isla con Santo Domingo, se había emancipado de Francia en 1804, liderado por Toussaint Louverture primero, y luego por Jean Jacques Dessalines, quien había asumido el gobierno de la ex-colonia francesa con el título de emperador Jacobo I. Apoyado por el gobierno francés de la Primera Republica, el caudillo negro Louverture luchó contra los propietarios blancos de plantaciones para obtener la libertad de la esclavitud. Los propietarios acaudalados eran monarquistas y se negaban a abolir la esclavitud, lo cual era uno de los principios esenciales que había surgido de la Revolución Francesa en 1789. Como los negros se habían levantado contra ellos, los hacendados blancos buscaron ayuda de Gran Bretaña, enemiga del gobierno francés que había surgido de la revolución. En el transcurso de la lucha, Louverture, no solamente pacificó el territorio de Haití, sino que también se apoderó de las posesiones españolas de la parte oriental de la isla, cuya capital era Santo Domingo, y la incorporó a la colonia de Haití en nombre de Francia, ya que el gobierno revolucionario del país europeo lo había apoyado en su lucha contra la esclavitud.

Sin embargo, en 1801, se produciría un giro inesperado cuando Napoleón Bonaparte asumió el gobierno francés con el título de Primer Cónsul. El futuro emperador decidió restaurar la esclavitud en Haití, enviando una fuerza expedicionaria a la isla para destronar a Louverture, ya que éste había proclamado la independencia de su país de la República Francesa en forma sorpresiva. El caudillo negro es derrotado y enviado a Francia como prisionero. No obstante ello, otro caudillo negro, Jean-Jacques Dessalines comienza una nueva lucha, esta vez contra el gobierno francés que lo había apoyado para salir de la esclavitud. Este consigue la Independencia de Haití en 1804, pero la mitad oriental de la isla, es decir la ex-colonia española, seguiría en manos de los franceses.

En 1808, los dominicanos, de habla y cultura española, de la parte oriental, se levantaron en armas contra Francia, que por esa época se había convertido en el Imperio Napoleónico. Acaudillados por Juan Sánchez Ramirez, los patriotas derrotaron a las tropas del gobernador francés Ferrand en la batalla de Palo Hincado en noviembre de 1808. De esta manera, los rebeldes se apoderaron de Santo Domingo, la capital, y en mérito a su acción heroica, la Junta Central de Sevilla, que gobernaba en nombre del cautivo Fernando VII, nombró a Sánchez Ramirez Capitán de la colonia.

Emancipación de España

Cuando Fernando VII fue restaurado en el trono de España en 1814, éste dispuso abolir la Constitución liberal de 1812, que había sido aprobada durante su ausencia, ya que ésta establecía el princio de limitación al poder real por un parlamento y el principio de igualdad para todos los ciudadanos, igualando a los españoles con los criollos en las colonias españolas. Sin embargo, en 1820 hubo en la península ibérica una alzamiento militar y liberal que obligó al monarca español restituir la Constitución liberal. Aprovechando los nuevos acontecimientos políticos en España, que les eran favorables, los dominicanos se rebelaron y apoyaron al tribuno Juan Nuñez de Castro, quien depuso al gobernador español de la isla y colocóse al frente del gobierno revolucionario en noviembre de 1821.

Independencia de Haití

La rotura de vínculos con España duraría muy poco. En enero de 1822, el presidente de Haití, Pierre Boyer, un hombre extremadamente ambicioso, cruzó la frontera con un ejército, derrotó a los dominicanos e incorporó la mitad oriental de la isla a sus dominios, poniendo a sus habitantes en condición de desigualdad con respecto a los habitantes de habla francesa de la mitad occidental. Pasarían algo más de dos décadas de sometimiento al yugo Haitiano hasta que los dominicanos lograran finalmente emanciparse totalmente y para siempre de todo vínculo a un Estado extranjero.

En 1838, se fundó una sociedad secreta patriótica llamada la Trinitaria, que tenía como objetivo la independencia. Hacia fines de 1843, conducidos por Matías Ramón Mella, los patriotas de la mitad oriental se levantaron en armas y organizaron una gran revolución, a cuyo término éstos pudieron liberarse de Haití, proclamando la independencia definitiva con el nombre de República Dominicana el 27 de febrero de 1844.