lunes, 7 de mayo de 2018

Gobierno militar del Proceso de Reorganización Nacional

En la mañana del día miercoles del 24 de marzo de 1976, el gobierno democrático de María Estela Martinez de Perón se vió interrumpido por un nuevo golpe de Estado. Luego de una sobria ceremonia que tuvo lugar en el edificio Libertador, sede del Comando del Ejército, asumió el gobierno de la Nación Argentina la Junta Militar, compuesta de tres miembros: Tte General Jorge Rafael Videla (comandante en jefe del Ejército), Almirante Emilio Eduardo Massera (comandante de la Armada), y Brigadier Orlando Ramón Agosti (de la Fuerza Aérea).

En ese mismo acto de asunción, se dió lectura a los Objetivos Básicos y Estatuto para el Proceso de Reorganización Nacional. A continuación, los comandantes en jefes de sus respectivas armas procedieron a firmar el libro de Acta. Mientras tanto, se procedía a desalojar, asegurar y ocupar la Casa Rosada, residencia presidencial de Olivos, la legislatura, ministerio de economía, la CGT y otros edificios públicos. Simultáneamente se informaba los ciudadanos sobre lo que ocurría a través de comunicados oficiales enumerados como el "comunicado nro 1 de la Junta Militar", por el cual se informaba a la población que "a partir de la fecha, el país se encuentra bajo el control operacional de la Junta Militar. Se recomienda a los habitantes el estricto acatamiento a las disposiciones y directivas que emanen de la autoridad militar...".

El 29 de marzo de 1976 se hizo cargo del Poder Ejecutivo el Tte General Jorge Rafael Videla, jurando como Presidente de la Nación. El mismo estaría en el poder hasta el año 1981, cuando fue reemplazado por el Tte General Roberto Eduardo Viola, quien a su vez sería forzado a renunciar por las presiones internas del Ejército Argentino. A fines de 1981 asumiría la presidencia de la Nación el Tte General Leopoldo Fortunato Galtieri, quien iniciaría la Guerra de las Malvinas al año siguiente. El desastre de este conflicto le quitaría apoyo popular al gobierno militar del Proceso, el cual llegaría a su fin el 10 de diciembre de 1983, cuando el Presidente de facto el general retirado Reynaldo Benito Bignone entregó la banda presidencial y el bastón de mando al Dr. Raul Alfonsín de la UCR, elegido en elecciones democráticas y libres, sin proscripciones.

Reacción del pueblo argentino. Experiencia personal

No se registraron ninguna marcha opositora al golpe ni hubo huelgas de los trabajadores. Ninguna declaración por parte de los dirigentes de la CGT. Todo transcurrió en una absoluta calma y silencio de toda la dirigencia política. Mi experiencia personal: yo tenía 13 años. Era adolescente y concurría al primer año de la ENET No 2 de la provincia de Tucumán. Al levantarme esa mañana, puse la pava en la cocina para hacerme el café y prendí la radio, como de costumbre. Pero había algo en la transmisión de la emisora LV 12 que no estaba bien: no había música folclórica del programa habitual matutino, sino marchas militares que se interrumpían con comunicados oficiales.

Al dirigirme ya a la escuela, noté mayor presencia de policias y tropas del ejército en las calles que de costumbre (digo "que de costumbre" porque también los había durante el gobierno democrático debido a que Tucumán era uno de los focos principales del terrorismo y guerrillas marxistas/maoistas). Antes de entrar al aula un compañero dijo: "che! mi papá me ha dicho que hubo un golpe y que ahora están los militares". Una vez en el aula, entró también a la misma, como lo hacía habitualmente los días miercoles y viernes, la profesora de castellano a dar su clase.

Cuando la docente nos explicaba la diferencia entre sintaxis y semántica y los elementos de la oración, su clase fue interrumpida por la preceptora Graciela, quien se inclinó, le susurró algo al oído y se retiró. Inmediatamente, la profesora esgrimió una amplia sonrisa y nos dijo: "tomen sus útiles y regresen a sus casas; vuelvan el lunes, chicos! Ya era hora, hacia falta alguien que ponga orden a este caos". Nosotros contentos, saltando de alegría porque no ibamos a tener clase por varios días. Para nosotros, adolescentes llenos de optimismo y vida, los años que gobernó Don Jorge Rafael Videla, fueron los años felices, cuando Argentina se abrió nuevamente al mundo, entró la música disco, pop y el rock internacional, restringuidos durante el populismo peronista, se abarataron los jeans, los radiograbadores y ganamos el mundial de fútbol Argentina '78!

Causas del golpe militar de 1976

Son varias las causas del golpe de Estado del 24 de marzo. Entre éstas, podemos citar: 1) violencia y caos, con asesinatos, ataques a cuarteles del ejército y policía, y secuestros extorsivos por parte de las guerrillas marxistas/maoistas (Montoneros-ERP) que intentaban derrocar al gobierno de Isabel Perón y tomar el poder para alinearnos ideológicamente con la Cuba castrista o la China maoista; estos grupos habían llevado a cabo actos de extremo terror como ataques con explosivos de alto poder plantados en edificios públicos o en coches bombas. 2) Caos económico imperante, con hiperinflación y fuga de capitales debido al gran deficit público generado por el populismo peronista. 3) Corrupción y defraudación al Estado por parte de altos funcionarios. 4) Pedidos de la clase empresarial, de la Iglesia, políticos opositores argentinos, y gobiernos norteamericano y francés (éstos en forma secreta a través de una red de operativos de agencias de inteligencias que operaban desde embajadas) para que los comandantes de las fuerzas armadas se hicieran cargo del gobierno y de la situación caótica imperante que se daba en el contexto general de la Guerra Fria de ese entonces donde las izquierdas violentas intentaban tomar el poder por medio de las armas para alinearse con el mundo comunista liderados por la Unión Soviética y la China maoista. En este contexto gobernaba los EEUU, Richard Nixon, y Francia, Valéry Giscard d'Estaing, que representaba la centroderecha francesa.

Obra de gobierno militar del Proceso

El gobierno militar del 1976/1983 se autodenominó Proceso de Reorganización Nacional porque precisamente tenía como objetivos la reorganización de las instituciones del Estado, dentro del marco de la Constitución Nacional de 1853, que fundó las intituciones la República, la pacificación del territorio nacional con la eleminación del terrorismo, y la reeducación de los jovenes en los valores democráticos y de sus derechos constitucionales, eleminando de la política todo personalismo populista e ideologías extremas con tendencia a perpetuarse en el poder para el enriquecimiento personal.

Tenía tres problemas fundamentales a resolver: 1) pacificación del territorio; 2) combatir la hiperinflación y deficit fiscal heredado; 3) insertar a Argentina nuevamente en el contexto de las naciones del mundo libre; 4) reencausar a la Nación nuevamente por la senda democrática madura, responsable y constitucional.

Para el punto nro 1), se prosiguió e intensificó la guerra antiinsurgente contra las guerrillas a través del Operativo Independencia, que ya había sido inaugurado por el gobierno de Isabel Perón. Esta campaña militar culminaría exitosamente en mayo de 1978.

Para el nro 2) se nombró ministro de economía al Dr José Alfredo Martinez de Hoz, quien logró reducir el deficit y combatir la hiperinflación, bajándola a límites contralables; ésto posibilitó la continuación y concreción de la obra pública y de infraestructura, inaugurándose la central nuclear Atucha I e iniciándose la consturcción la de Embalse Río Tercero y la construcción de las autopistas de la ciudad de Buenos Aires, etc. Sin embargo, la situación económica mundial no ayudaron a consolidar la estabilidad económica buscada, ya que los EEUU sufría su segunda crisis energética que se sumaba a su estanflación, un grabe problema para el gobierno que había sucedido a Richard Nixon. Esto llevó a la suba de las tasas de intereses a nivel mundial, lo que no contribuyó para nada a estabilizar en forma definitiva la economía nacional. También hay que agregar que los precios de los commodities (trigo, maíz, carne) estaban por el suelo. La India y la China industrial y tecnológica de hoy en dia que nos compran nuestros productos agrícolas no existían. Apenas salían de la gran hambruna de la era de Mao Tse-tung.

Para el punto nro 3), inserción en la comunidad de naciones del mundo libre no tuvieron éxito, ya que, lamentablemente, salió electo el presidente demócrata Jimmy Carter, quien cambiaría la actitud hacia los gobiernos militares de Latinoamerica que ellos mismos habían fomentado en la década anterior, acusando al gobierno de Videla de violaciones a los derechos humanos. Estas acusaciones eran muy hipócritas, ya que fueron los demócratas que arrojaron sobre Vietnam más bombas que las arrojadas en la Segunda Guerra Mundial y apoyaban a través de la CIA las torturas como forma de obtener información del vietcong.

En el punto nro 4) tuvieron éxito, a pesar del desprestigio perdido debido a la derrota en la Guerra de las Malvinas y a la forma en que se fue el gobierno del Proceso. A partir de 1983, nunca más hubo presidentes que se atrevieran a anular la Constitución de 1853 por decreto y reemplazarla por otra a conveniencia, como lo había hecho Perón en 1949 para perpetuarse en el poder.