Wednesday, June 13, 2018

Colombia luego de la disolución de la República de Gran Colombia

Los movimientos separatistas de Venezuela y Ecuador pusieron fin a la Confederación creada por Simón Bolivar y que la llamó República de Gran Colombia. La corta existencia de esta República estuvo marcada por la lucha entre aquellos que propiciaban un gobierno fuerte y centralizado y aquellos que querían un sistema político descentralizado, es decir, una federación. Desde su creación en 1819, la República de Gran Colombia fue gobernada por Bolívar, quien era partidario de un gobierno centralizado y unitario, hasta su disolución en 1830, cuando una rebelión conducida por José Antonio Páez terminó en la proclamación de la independencia de Venezuela del resto de la Confederación. Ese mismo año, Ecuador también se separaría de la misma. Esto llevó a la renuncia de Simón Bolívar.

En 1831, la parte central de la Gran Colombia, que incluía Panama, pasó a llamarse República de Nueva Granada, siendo designado presidente el liberal Francisco de Paula Santander, quien gobernó entre 1832 y 1837. A éste le sucedió José Ignacio de Márquez, quien estuvo en el poder hasta 1841. Durante varios años agitaron el territorio de ese país las luchas intestinas entre los conservadores, partidarios de las tradiciones coloniales y católicas, y los liberales que sostenían el federalismo y la secularización de los bienes religiosos.

En el transcurso de la presidencia de Mariano Ospiña (1857-1861) fue promulgada una Constitución federal y la joven República tomó el nombre de Confederación Granadina. En 1861 se desencadenó una breve guerra civil sin cuartel y, a su término, el liberal Cipriano Mosquera (1861-1864) asumió el gobierno y reunió una asamblea que aprobó una nueva Consitución federal, cambiando el nombre del país por el de República de los Estados Unidos de Colombia en mayo de 1863. Sin embargo, Mosquera se distanciaría de los liberales. Es por ello que fue desterrado. Luego se sucedieron nuevas luchas internas hasta que en 1884 fue elegido presidente el conservador Rafael Núñez. Bajo su gobierno, se promulgó una nueva Constitución de carácter centralista en 1886 y se proclamó la unidad del país, que tomó el nombre definitivo de República de Colombia. En 1903, Panamá se separaría del resto del país, atizada por el gobierno de los Estados Unidos, que quería construir un canal bi-océanico, para firmar un tratado con ella.

La prolongada etapa de los mandatarios conservadores llegó a su fin en 1930, año en que el liberal moderado Enrique Olava Herrera fue designado presidente. Sin embargo, en 1946 llegó al poder el conservador Mariano Ospiña Pérez y bajo su mandato, cuando se celebraba la IX Conferencia Panamericana de Bogotá en 1948, fue asesinado el caudillo liberal Jorge Gaitán. El crimen provocaría una gran revuelta popular, que sumió al país a un estado de anarquía y caos, pero que fue duramente reprimida. En 1850, el nuevo presidente Laureano Gómez aplicó un régimen dictatorial. En 1953, le sucedió Gustavo Rojas Pinilla, quien también gobernó en forma despótica hasta que fue derrocado por el ejército en 1957. Luego de un breve gobierno de una Junta Militar, en 1958 fue elegido presidente Alberto Lleras Camargo.