Una propina para un cafe, por favor. Gracias

Friday, January 1, 2021

Benedetti y su miopía histórica-literaria

Mario Benedetti escribió: "No hay que prometer nada, porque las promesas son horribles ataduras y cuando uno se siente amarrado tiende a liberarse, eso es fatal". Considero esta opinión de este escritor desacertada y sesgada.

Mi respuesta a Benedetti:

La promesa es el contrato social de un ser humano íntegro y de palabra, como los grandes hombres que hicieron historia (Roca, Sarmiento, Abraham Lincoln, etc); ésta nos da la seguridad y el sosiego de que la otra parte trabaja e invierte su tiempo para un objetivo en común o llevar un proyecto de vida a buen puerto. La promesa de un magnánimo vale. La promesa de un enano miope y endeble es una moneda devaluada como el peso argentino. Sin la promesa y el compromiso, las grandes obras o proyectos de la humanidad, que erigieron esta civilización, jamás hubieran sido posible. El compromiso en común sincroniza las acciones de los hombres serios para alcanzar un objetivo.

En la guerra civil norteamericana, el presidente Abraham Lincoln se había quedado sin reserva de oro y plata (en monedas), pero como necesitaba recursos para financiar el ejército del norte, hizo imprimir letras o documentos, que eran las monedas de papel (billetes) e hizo una gran promesa al pueblo norteamericano que quedó impresa en el billete: "In God We Trust" (en Dios confiamos), hacer efectivo en metales en el futuro esos billetes. La promesa que hizo Werner von Braun al presidente John F. Kennedy de diseñar un cohete confiable y eficaz para llegar a la luna, firmada en un contrato, valía, pues éste era un hombre serio y confiable.

Una promesa de un hombre confiable es el rumbo, o norte, a seguir en un emprendimiento de vida o de pais. Los que no cumplen la promesa o no pueden mantener una palabra son como los cirujas bohemios que van a la deriva, sin rumbo, en el mar de la vida y pasan al olvido. La falta de compromiso o la incapacidad psicológica de comprometerse es un síntoma de nuestra decadencia y desintegración social; y para exponer sus causas se necesita un ensayo de varias páginas. Se requiere entereza y estabilidad mental para poder comprometerse sin sentirse atado, pues el magnánimo solo promete lo que el sabe que puede dar y cuando se compromete es porque ama y tiene pasión por un ideal. Por lo tanto, comprometerse es un acto de amor y empatía.

Por Carl B. Spinner (Carlos B. Camacho)

Popular Posts